Ricardo Auguste, El Poeta Que se Esconde En El suspiro Abominable

El poeta haitiano, Ricardo Auguste, en su poemario trilingüe  “Mil frases en mis brazos” se esconde en el suspiro abominable del tiempo. Navega en la incertidumbre mientras naufragando en sus lágrimas aisladas en un gran bote rojo;

Incertidumbre – Poema

Hay un gran bote rojo 
En mis lágrimas aisladas flotando

Cuando mis ojos 
Se aceran al amor

Mis pestañas pueden ser 
Barco de vela y faros al mismo tiempo

Llevo dentro de mí
La desnudez de las horas
Y la incertidumbre de la navegación

¿Qué hacer
Para cerrar la cerradura infinita?
¿Para no vivir más la fragilidad del alba?

Mi corazón
Tiene tantos naufragios
Lloro el azul del mar
Soy una ola
Desgarrada por el tiempo.

El tiempo es el eterno desafío de un poeta que quiere mirar el alba con su ojo izquierdo

Cuando sus ojos acercan al amor; La fragilidad del poeta a tal punto quiere cerrar la cerradura infinita. Caminar en caída libre en los poemas. Ricardo Auguste, poeta dotado, preocupa por el tiempo, no es el tiempo, es «el tiempo»; en lo cual las horas se pueden oxidar. El poeta pide que lo tocan y que lo aman lo más pronto posible, antes que muera el mundo, antes que el mar sangre;

A continuación 4 poemas de Ricardo Auguste

Ámame

Ámame 
Antes que muera el mundo
Antes que los perros de este sótano 
Quemen el amor debajo de mi piel

Tócame
Antes que el mar sangre 
Que el amanecer
Se convierta en posada
Y que la apoteosis
Me rompa el corazón

Camino en el depósito de tu cuerpo
Mi existencia duerme
En la palma de tu patria

Se muere de tinta

Incinero este poema
Yo deposito las cenizas
En el gran río del tiempo

Camino en caída libre
En todos los verbos
De acción es este poema

Para mí el horizonte 
Es el hogar eterno del poeta

Las palabras del poeta duermen 
Como un par de zapatos

El poeta
Camina en calles vacías
Sombra errantes y borrosa
Locura vertiginosa

Tanto se dice a sí mismo
Tanto se muere de tinta

¿Dónde estás?

Horas oxidadas 
Maldito reloj
Mi corazón cede sus latidos

¿Dónde estás mi amor?

Miro el alba de la mañana
Con mi ojo izquierdo saturado de nubes.

Musa

Mi musa
En perpetua rotación 
No tiene pintalabios 
Pero es una mujer desnuda
Que recorre las aceras
Y bulbares de infinito

Mi musa es una prostituta en medio del acto sexual.

«Mil frases en mis brazos» es el testigo viviente del poeta. Es un escudo, una coladora de palabras que le permite decir todo. La razón por la cual no podemos decir que Ricardo ya dice todo lo que tenía que decir; es porque en uno de sus poemas dice que «Dios es un Poema» y promete escribir un poema largo en la superficie del mar, que todavía este poema largo no esta escrito en ninguna parte. Estamos esperando este poema largo de Ricardo Auguste. Para terminar, «Mil Frases En Mis Brazos» es el ritmo afrodisiaco y su desnudez sobre las olas del tiempo y él esta de acuerdo que los recuerdos son imágenes;

Esta noche – un poema corto de Ricardo

Esta noche
las nubes son pañuelos mojados
imágenes de amor 
recordándome mi juventud 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra

De nuestra MASTER CLASS DE ESCRITURA CREATIVA, obtén un 50% de descuento.

X
Scroll al inicio